Life Resilience ha puesto a disposición de los agricultores un manual de prácticas agrícolas sostenibles para reducir la incidencia de la Xylella fastidiosa

Life Resilience ha puesto a disposición de los agricultores un manual de prácticas agrícolas sostenibles para reducir la incidencia de la Xylella fastidiosa

Life Resilience

Life Resilience, el proyecto liderado por Galpagro y cofinanciado por el programa Life de la Unión Europea, cuyo principal objetivo es la prevención de Xylella fastidiosa en explotaciones de alta densidad tanto de olivar como de almendro, ha puesto a disposición de los agricultores un manual de prácticas agrícolas sostenibles para reducir de manera eficaz la incidencia de la bacteria en sistemas intensivos de olivar y almendro.

Este material está disponible en cuatro idiomas (castellano, inglés, italiano y portugués) y se estructura en diferentes puntos de actuación en los que trabajar para mitigar el efecto de la bacteria en cultivos agrícolas sensibles y de gran importancia económica en todo el mundo.

Las prácticas agrícolas mencionadas abarcan desde los insectos vectores y las plantas huéspedes de Xylella, hasta los microorganismos que protegen a la planta de posibles enfermedades, incluyendo también el control de los vectores mediante la fauna auxiliar establecida en las explotaciones agrarias.

Considerando la gran amenaza de la bacteria, «es de gran importancia que los agricultores estén al corriente de la investigación que se realiza y de este tipo de publicaciones para poder proteger de forma efectiva sus cultivos», explica Nuno Miguel Vitorino, ingeniero agrónomo de Nutriprado, socio implicado del proyecto Life Resilience, que ha participado en la elaboración de este documento de referencia.

Otro de los objetivos del proyecto europeo es desarrollar variedades de olivo que sean lo más tolerantes posible a Xylella fastidiosa, así como a otros patógenos, minimizando las pérdidas que hasta ahora conlleva tener una plantación infectada. En el municipio sevillano de Carmona, concretamente en la finca El Valenciano de la empresa Galpagro, es donde se sitúa el campo de ensayo principal del proyecto, que agrupa a empresas e instituciones de España, Italia y Portugal.

En esta finca sevillana hay plantados, por una parte, 501 olivos de nuevas variedades resistentes a Xylella fatidiosa, tras los cruzamientos previos realizados por los investigadores de la Universidad de Córdoba durante el año 2017, por lo que se está evaluando su rendimiento agronómico. Igualmente, están en estudio los 620 genotipos de olivos provenientes de los cruzamientos realizados por los investigadores a lo largo de 2018.

De este millar de genotipos de olivar se obtendrán las potenciales variedades que mejor se adapten al sistema en seto, y las elegidas se enviarán a otra finca demostrativa de Italia, donde se continuará analizando la resistencia a la enfermedad.

 

aquí

 Fuente Fuente